Los factores que afectan el precio de los alimentos son diversos y entre los menos predecibles están los desastres naturales. En 2010, las inundaciones y sequías mermaron la producción de maíz amarillo, lo que derivó en una baja en la oferta en el mercado interno. Consecuentemente, el incremento del precio del grano, necesario para la alimentación de aves y ganado, fue inevitable.

Para el periodo 2010, se estimó una caída en la producción de un 40% por lo que analistas del mercado nacional cuantificaron un déficit estrepitoso. Este panorama era aún más preocupante al considerar que el porcentaje destinado al sector avícola representa un 48% del consumo anual nacional.

En Bolivia, el consumo de carne de ave es de 27 kilos por persona, mayor al de carne de res, - que alcanza sólo a 18 kilos por persona-, por consiguiente un incremento en el precio del maíz afectaría directamente al bolsillo de los bolivianos. A esto se suma que el maíz también es importante para alimentar el ganado bovino lechero.

Frente a las advertencias de incrementos en el precio de la carne de pollo y leche -anunciados por los productores-, y considerando que el Parágrafo II del Artículo 16 de la Constitución Política del Estado establece que el Estado tiene la obligación de garantizar la seguridad alimentaria a través de una alimentación sana, adecuada y suficiente para toda la población, el Gobierno Nacional determinó establecer arancel cero para la importación de maíz duro amarillo e instruyó a Insumos Bolivia adquirir el producto en el mercado internacional y comercializarlo a precios preferenciales.

Para esta compra, se tomó en cuenta cuatro criterios:

  • Precio del producto

  • Disponibilidad inmediata del producto.

  • Garantía del proveedor.

  • Seguridad de las operaciones.

 El grano fue adquirido en Argentina y llegó al país en febrero de 2011. De esta primera importación, Insumos Bolivia programó la distribución de 29.700 toneladas métricas al sector avícola, 3.800 toneladas métricas al sector lechero y un stock de previsión de 4.000 toneladas.

Para operativizar la distribución, se solicitó a las asociaciones de los diferentes sectores beneficiados que envíen listas especificando el número de miembros y los niveles de producción y requerimiento de cada afiliado, información que determinó la cantidad de producto a ser entregado.

La venta de maíz que se realizó bajo esta modalidad (de marzo a diciembre de 2011), tuvo un fuerte impacto en el precio del grano que alcanzó su punto de equilibrio, lo que derivó en la baja del precio de la carne de pollo.

El Gobierno Nacional, paralelamente, llevó adelante políticas de fomento a la producción de maíz, las cuales en la actualidad permite dar tranquilidad a los sectores de productores que requieren el grano.

Tupac.jpg

PUBLICACIONES

Menú

ENCUESTA

¿Conoces todas las funciones de Insumos Bolivia?

Conozco algunas - 25.9%
Si, conozco todas. - 6.2%
No, conozco todas - 61.7%

Votos totales: 81
La votacion ya ha finalizado en: Diciembre 31, 2016

VISITAS

295371
Hoy146
Ayer373
Esta Semana146
Este mes4245
Total295371
Volver